"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


28 de junio de 2010

Solitude

Era la persona más antisocial que conocía, quizá porque era la única persona en el mundo que en realidad conocía. Hablábamos dos veces por semana a veces ninguna, lo suficiente. Nunca hay que llegar al límite, rozarle, acariciarlo pero no llegar. Se frustraba fácilmente y no le hacían ningún mal los domingos cuando no hay nadie con quien hablar, se podría decir que el domingo sería su día favorito pero sabía que el lunes tendría que volver a reunirse con todos aquellos.

A veces me llamaba llorando, aquello quería acabar con ella. Me decía que no me soportaba que la agobiaba que la estaba matando en cambio ella me decía que quería estar conmigo que quería quererme como las personas se quieren.

Hace días que no se nada de ella, la vi por el parque invitando a un chico a tomar un café. Ella se sonrojaba como siempre solía hacer, creo que el sonrojarse la hacía todavía sonrojarse más. Se tomó el café y marchó a toda prisa, no le dio su número, ni su dirección creo que ni siquiera fue capaz a darle su número pero ella sabía que estar charlando con aquel desconocido la haría volver otro día.

6 comentarios:

Juyou dijo...

extraña y sin embargo cuando empeze a leer no pude parar
:)

Anónimo dijo...

me mola...

Patricia dijo...

Que rara.. me gusta :D
Un beso

DrÅgøn_R¤jÕ dijo...

chetísimo! jeje

Wind dijo...

es difícil dar un primer paso, el segundo y el tercero vienen solos, lo realmente difícil es no volver sobre tus pasos, y es mas complicado aun dentro de la bipolaridad ;)

aLba * dijo...

rozamos el limite del final.. pero
aun es demasiado pronto para dejarnos..