"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


18 de agosto de 2009

Historias desde la inmortalidad

Una vez me dijeron que las fotografías no envejecen, que quedan sepultadas en un mismo instante que no variará por mucho que el tiempo intente hacerlas cambiar, porque una foto muere en el mismo instante que es tomada pues momento es irrepetible, un segundo no puede ser eterno por siempre, y menos si quiere ser apodado por Felicidad.

Y aún así yo no creo en eso, lo que muere y a la misma vez sigue vivo son las palabras de un texto escrito, los sueños narrados en verso y en prosa. Las mil fantasías que cuenta alguna joven e inexperta poeta enamorada de algún amor imposible. Quedan ahí suspendidas en el aire haciendo que aunque ese amor desaparezca cuando vuelvas a leerlo vuelva ha ser ese amor adolescente.

3 comentarios:

galicia maravillas dijo...

sí :) las palabras viven y reviven cada vez que se leen...
un biquiño!

El perrito que reía dijo...

La energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma.

Besetes.

Rosa dijo...

me encanta... no se que dir