"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


1 de julio de 2012

Hay noches que también terminan así, sin finales felices

Estaban cara a cara, ella estaba seria y de vez en cuando se tambaleaba de un lado a otro debido a su estado de embriaguez. Él miraba de un lado a otro intentando no cruzar la mirada con ella, como si fuera un repelente, estaba tenso, inquieto quería salir de allí. No le molestaba estar con ella, pero de esta manera sí, nunca se pudo enfrentar a sus ojos críticos y valientes. Ella era capaz de saltar por la ventana.

- Quiero que me beses
- ¿Qué? - se giró y la miró atónito.
- Nada, joder, déjalo.

Con el ceño fruncido le dio una patada al bote de coca-cola que había en el suelo.

- Estás borracha.-Suspiró.
- Aquí la única que le tira las culpas de todo al alcohol soy yo, así que cierra esa maldita boca.
- ¿Y qué esperas que haga?
- Que me beses. Maldito tequila- dijo entredientes.
- No te voy a besar, no esta noche borracha y toda desarreglada.
- Nunca he sido perfecta.
- No lo has entendido.
- ¿Perdona? ¿Qué no he entendido que has matizado el no esta noche? Claro que lo he entendido, por eso te he pedido que me beses esta noche porque ya nunca voy a estar tan borracha para desear que me beses. Ya no habrán otras noches.

Y se largó, para ella la noche había terminado. Hay noches que también terminan así, sin finales felices.

6 comentarios:

.A dijo...

hay noches que se llevan la magia que tanto ansiamos

Tequila Limon y Sal dijo...

Debería ser ilegal. Todas esas noches sería obligado terminar con finales felices.

La chica triste que te hacía reír dijo...

Los besos no se le niegan a las borrachas, debería ser una ley universal.

Cosmos dijo...

Que te neguen besarte por ir borracha y desareglada es ridículo. Pero en el mundo de hoy en dìa es así; cada vez hay menos finales felices. Y aunque me encanten esos finales en la ficción, en la realidad no me gustan nada.

Abrazo
fuerte.

eduardo jqk dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eduardo jqk dijo...

Ni con mal aliento se lo niego... Ni el de ella... Ni el mío... Que si no le agarra el gusto, se lo agarro yo sin emborracharme.