"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


22 de mayo de 2010

Tardes Katahara itai

Luci era de esas que escuchaba los Rolling en la ducha hasta que oía a los vecinos dar voces desde la otra parte, entonces subía el volumen. Ella no era de esas que vestía de oscuro o con aires de roquera sino que ella era Luci. Rubén llamó al timbre haciéndola bajar, ella nunca contestaba. Bajó las escaleras de dos en dos con los auriculares pegados en las orejas. Llevaba unos vaqueros y una camiseta color rosa de esas de I (L) NY.

Ni siquiera lo saludó sino que siguió cantando aquella canción a modo de saludo. Luci empezó a correr entre la gente dando empujones y recibiendo unos cuantos insultos a los cuales ni oía ni quería oír. Rubén la seguía por detrás, éste era el que iba diciendo "Perdón, perdón"

Llegaron a aquel parque donde no había niños, los bancos estaban rayados y estaba lleno de botellas de alcohol y colillas por el suelo. Rubén empujó a Luci encima de un arbusto. Ellos solían ser de aquellos amigos que siempre les confundían con alguien más, y ellos no iban a negártelo.

- ¿Se puede saber que te a entrado hoy?
- Eres un soso... - le miró con mala cara y se rió en la suya- quería correr muy rápido a ver si podía desaparecer.

Rubén la miró dudoso, si no la quisiera tanto le hubiera besado esos labios color chicle que llevaba a conjunto del jersey. Intentó ver más allá de sus ojos verdosos y no encontró nada más que la verdad. Luci se quitaba los hierbajos que se le habían quedado pegados y continuó.

- Quiero irme de aquí, no quiero estar nudada a algo quiero poder desaparecer cuando me parezca sabiendo que no me voy a sentir mal. Quiero ir a la Luna a pintar estrellas o ir a Marte en bicicleta...
- ¿Y no me piensas llevar en tu mochila?
- No me echarás de menos
-Sí que lo haré, siempre lo hago cuando te pones mala y no te puedo tirar bolitas de papel desde la tercera fila.
- Entonces cierra los ojos y empecemos a volar lejos, pero no me sueltes de las manos que hay mucho bicho malo por el mundo.

Luci se tiró en el suelo y le pasó los auriculares a Rubén.

5 comentarios:

Con dijo...

¡Que suerte tiene aquella de tener alguien que la acompañe a volar!

marta dijo...

Qué monos. Yo quiero que sean mucho más :)
Un beso MUYGRANDE.

galicia maravillas dijo...

Qué lindo!! :)

anabolizante dijo...

Uhmm
me gusta la actitud pasota de Luci!

Flu! dijo...

Tienes un premio en mi blog :)
besos!