"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


5 de marzo de 2010

Los corazones Bipolares siempre laten por casualidades



Lo sentí en el suelo, frío, muy frío, alejándose de mi más de lo que había estado toda mi vida. Me acordé de aquella imagen que me guarda la memoria en buen estado mirándome, sonriendo, "¿estas bien?" decía él "no" le contesté riendo. Ahora era él el que estaba realmente jodido, una gota de sangre resbalaba por su frente y me dolía como si fuera la causante de aquella gota. Sus ojos se cerraban y yo seguía a última fila detrás de la gente que se amontonaba para ver lo que había pasado. Te morías me lo decía mi corazón al mismo tiempo que se esgarraba, que la sangre empezaba a escasear y se hacían grietas por todo mi cuerpo. Sentía que de un momento a otro iba a romperme en pedazos o quizás a acompañarte allá donde tu quisieras estar. "No quiero que se acabe aquí" decía mi interior, no quería que te marchases sin decirte ni una vez te quiero, no quería que te fueses sin ver otra vez el color de tus mejillas que cuando se sonrojaban tenían un aspecto amelocotonado.

Aquellos hombres empezaron ha hablarte, al igual que yo, sabían que estabas a punto de perder el conocimiento y entonces nadie iba a volverte a ver despertar. Pase entre la gente mientras ellos te subían a una camilla para llevarte a no se cual lugar, nadie dijo nada, nadie rechistó, ni me dijeron que hacía allí. Mi mano recorrió tu rostro, como si fuera una foto de las que se imprimen en las manos para no olvidar, mi imaginación me falló de nuevo tu piel era más fina y caliente de lo que me imaginaba. Le sonreí como diciendo aquí estoy de nuevo, incluso cuando estás a punto de dejar de respirar, sus ojos se volvieron confusos era la a respuesta a mi pregunta ¿eres tú de nuevo?, la que siempre pillo infragantti ¿no?, que voy ha hacer de ti. Me marché de allí y no se a donde llegué solo se que me desperté rodeada de hierbas y mi corazón por casualidad seguía latiendo.

Y me miras confuso
sin saber muy bien
si he sido esa atrevida
que te deshace el pelo.
No te fías de mi,
tampoco esta vez fui yo.

5 comentarios:

La amante bipolar dijo...

Oh! Si hasta he hecho rimar el título. Las entradas a altas horas de madrugada no me sientan bien :S

Carla Débora dijo...

wow!
Hermoso escriTo.

y los corazones se volvieron a reencontrar en el reposo de las hierbas, ambos ensordeciendose con el palpitar.

Hermoso!!
saludos

nodejesdesoñar dijo...

Preciosa entrada (:
Seguire leyendo todas las entradas, que parecen interesantes.
Por cierto alguna historia es vivencia tuyA?
muaak

La amante bipolar dijo...

A nodejesdesoñar:
Quizás alguna sea verdad, o medio verdad, o una verdad distorsionada, pero por suerte esta no lo es ni espero que lo sea.

Un beso, y un placer verte por aquí

Tania dijo...

Un poco triste la historia, pero expresada de una forma magistral.