"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


16 de marzo de 2010

El señor pingüino

La Amante Bipolar e Irene estaban sentadas en un banco cerca de la calle mayor, comían chucherías con pica pica. Irene era bastante más pequeña que la Amante aún así la Amante Bipolar adoraba su inteligencia y su madurez.
 −¿Tu conociste al señor Pingüíno? −le dijo la Amante Bipolar
−¿El señor Pingüino?
−Sí, siempre llevaba un gorro de copa y viste pajarita con smoking va a los bares más caros de Nueva York y se tomaba un whisky para merendar, decían que contaba las mejores historias del mundo y que cantaba a la luna las noches de verano.
−¿Pero los pingüinos no viven en el polo norte?
−No, allí ya no quedan de esos, es como las pieles de oso que hay más por aquí que allí.
−Pobre señor pingüino...− a la pobre Irene se le empañaban los ojos con el relato de la Amante.
−Porque nadie te contó la historia de sus hijas Tina y Petra. Un día iban nadando por la playa, esa que hay cerca de casa de Polarín, y unos hombres vinieron a cogerlas, les dieron con palos y lo llenaron todo de sangre, Polarín me decía que no llorara porque sino nos cogerían pero no no podía ver como le arrancaban la piel a Petra aún con los ojos medio abiertos.
−¿Y la mujer de sr. pingüino?
−No lo sé, me dijeron que se volvió loca y que ahora trabaja en un cabaret los viernes por la tarde sirviendo copas

9 comentarios:

Dara Scully dijo...

¡Uff, vaya merienda más fea! Donde estén unas buenas galletas...




(un miau
y un trozo
de pastel)

Nerea dijo...

Pobre señora pingüino...
Un besazo!

icHiGo. perO no sOy friKi dijo...

ay pobre señor pinguino!
pobre señora pinguino

pero el unico consuelo es qe el mundo esta lleno de locos y estos son las mejores personas qe hay.


suerrte!

aLba * dijo...

intenta olvidar con unas copas de más

Patricia dijo...

Que pena.. Pobres señores pingüinos :(

La Lloba-Noia dijo...

Això són coses que jo no entenc, ni les entendré mai. A vegades pense que els qui ho fan ho podrien sofrir, i després que vinguen a dir que els pobres animals no sofreixen. (El mateix opine dels toros)

Un petó

vicky dijo...

Un relato ingenioso, contiene esa parte cierta y real de la vida, con ese toque humoristico tuyo. No se si a sido mi forma de leerla o es por que la as escrito de esa forma, pero encuentro la ultima frase bastante ingeniosa y divertida.

Besitos wapi tkm

P.D.: Oye te envie hace unas semanas un correo preguntandote como modificar el blog, si tienes un momento ya sabes.

bss.

Rubén Darío Carrero dijo...

cuanta imaginación!, cuanto dolor!!, cuanto talento en confundirlos!!!

((beso))

Me llaman octubre... dijo...

hola!

voy a poner mi blog en privado debido a los plagios. me encantaría seguir teniéndote como contacto y para ello necesito enviarte la invitación a tu mail. te dejo el mío por si quieres seguir pasándote por mi rincón: pluscuaimperfecta@gmail.com

Escríbeme ahí y te mando la invitación.

Un saludo.