"
Era de las que rompen los puentes con solo cruzarlos
".


13 de febrero de 2009

Un mal momento

Y hoy en estos momentos que no te gustaría ver a nadie en la calle ni siquiera a ese que le tienes manía, te tienes que cruzar con toda la gente que conoces, con esa que siempre ves cuando estas jodida y no puedes devolverle la jugada con ese aire de superioridad. Todas van al unisono, caminan sincronizadas, moviendo las caderas de un lado al otro con chulería, pisando el suelo con unos tacones que dejan aturdidos a esos zapatitos que llevas tú.

Te sientes débil, o un poco más que eso, por que eso es lo que mejor se les dan, hacerte sentir minúsculos para ellas crecerse un poco más. Saludan, aunque tu hayas intentado esconderte detrás de una maceta que no cubre ni al niño de siete años que intenta hacer toques con el balón creyéndose una estrella, de esas que terminan en las portadas de los diarios por pillarlos con cocaína en casa.

Sonríes. Devuelves el saludo, y intentas ponerte detrás de ellas, es la mejor manera para que no empiecen a juzgarte y termine hoy tu autoestima por el suelo, todavía no quieres autodestruirte, hoy no es el día. Y una de ellas se gira, ella que todavía conserva una sonrisa sincera que le dura, y que que no se le apague(n). Levantas el brazo y haces un breve movimiento, por mucho que lo intentaras no podrias llegar a estar con ellas más de doce minutos, por que andan como pirañas intentando destruirse unas a otras hasta que la más fuerte sobreviva con varias heridas de guerra.

Continuas tu camino, con un insulto más asegurado que no has oído pero con ese intento de pensar que quizá hoy no todo a ido tan mal, que has sonreído hasta terminar con dolor de barriga y que te gusta cuando cuentan contigo aunque sólo sea para juntar varias manos y reír un rato. De repente cruza la esquina ese que ni siquiera conoces su nombre pero que te gusto su anécdota, vuestra anécdota, por que está segura de que su nombre bien que se lo aprendió, porque en un día más de diez veces que lo escuchó por "coincidencia"

8 comentarios:

seo dijo...

hay dias que es mejor no salir de casa, porqu basta que no quieras ver o que te evn para que te encuentres con todo el mundo y tengas que poner cara de que bien estoy, que feliz soy y por dentro se te este cayendo el mundo encima. son esos dias malos que todos tenemos.mañana sera otro dia


un beso niña

Marie Augustine. dijo...

Angela, cada día tu blog me enamora mas

Alejandro dijo...

Paso por aqui desde hace mucho, mucho... y cada dia mejor Angela ^^

unBeso

Verónica (peke) dijo...

Esos dias, son los que tu pequeño caminar debe ser mas fuerte, es cuando te debes de crecer y mirar mas haya de ellas...
Lo grande lo haces tu misma, no lo olvides!!!!

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre en mi rincon con tu taza de cafe y mi nuevo post.

Quijo dijo...

Hay que olvidarse del resto y creer en una misma, es cierto que la vida está llena de vívoras pero con el tiempo las vívoras se comen así mismas...y entonces quedas tú :) Un abrazo!!

Mei dijo...

Uh... que detestables, jaja.
¿Has intentado reirte tú? parecen hasta divertidas...

abre los ojos dijo...

Me has hecho recordar muchos momentos. Me encanta el texto.
Con tu permiso lo añadiré a mi PC, para leerlo en momentos de plof.
No te preocupes solo lo usaría yo y sin salir de mi ordenador.
Describes tan bien esos momentos de la vida... :)

Besitos!

Lasarshe dijo...

Un texto absolutamente precioso. Me ha encantado leerlo y, seguramente, será el primero de muchos que espero leerte.

Un beso (: